Solicitar Hora + Busca tu clínica +

Teléfono Clinica Padre Hurtado

2 2248 2272
Atención 24 Horas

Teléfono Clinica Pedro de Valdivia

2 2341 1890
Atención 24 Horas
12 de noviembre

Cómo cuidar a tu perrita si está embarazada

La gestación es la causa de muchas tensiones en una perra. Su cuerpo sufrirá importantes modificaciones y necesitará muchos cuidados y atenciones. Por lo tanto, antes de hacer montar a tu hembra, debes tener en cuenta todos estos cambios y saber si estás preparado para afrontarlos. Siempre es aconsejable contactar con el veterinario o un criador profesional para discutir las ventajas y los inconvenientes.

Alimentación y nutrición

Una futura madre tendrá paulatinamente necesidad de más cantidad de alimento de buena calidad, para ella y su futura camada. Es vital que los cachorros reciban los nutrientes y los minerales apropiados, mientras que la madre necesitará más proteínas de lo normal para amamantar a sus pequeños los primeros días, en una fase en la que su crecimiento es muy rápido. Una alimentación alta en energía, como la que ofrecen las fórmulas para perros “activos” o para cachorros, le aportará las calorías suplementarias y los otros principales nutrientes que ahora necesita en cantidades mayores. Como siempre que se pasa a un alimento nuevo, el cambio a una fórmula de alta energía debe hacerse de forma progresiva, y en este caso a partir de la sexta semana de gestación. En las últimas fases de la gestación la hembra dispondrá de menos espacio en su vientre para el alimento. Hará falta entonces darle cantidades más pequeñas pero más frecuentes. Deja siempre también un recipiente de agua fresca a su disposición.

Recuerda también que la obesidad puede ser un problema grave para las hembras en gestación, aunque ahora no es el momento adecuado para ponerla a régimen. Tu veterinario te ayudará a escoger el programa de nutrición más adecuado para tu perra.

 Ejercicio

Una marcha moderada permite a la futura mamá mantenerse en forma, pero el entrenamiento intenso, la participación en acontecimientos y el aprendizaje de la obediencia pueden ser demasiado estresantes (y si por un descuido la madre recibe algún golpe en su cuerpo, podría dañar a los futuros cachorros). Al mantenerse en forma, podrá incluso soportar el trabajo. En el periodo de gestación, al inicio tu perra no estará especialmente delicada, pero a medida que pase el tiempo, la marcha le resultará cada vez más cansada e incómoda. Por lo tanto se deberá reducir la duración del ejercicio pero aumentando la frecuencia.

 Vacunas

No hay que vacunar a la perra durante la gestación. Lo ideal es que reciba una serie de vacunas de refuerzo justo antes de la reproducción. Las madres con un buen estado de salud transmiten su inmunidad a sus cachorros en la primera leche que producen. Por lo tanto, será bueno asegurar que su cantidad de anticuerpos esté en su máximo.

Parásitos

El control de las pulgas y el tratamiento vermífugo son particularmente importantes durante la gestación y después del nacimiento de los cachorros. Pide consejo a tu veterinario. Las lombrices redondas y los anquilostomas pueden transmitirse de la madre a los cachorros durante la gestación. Por eso se aconseja tomar las medidas preventivas necesarias, utilizando productos que no sean perjudiciales para la gestación. Si tienes la costumbre de dar a la madre un producto preventivo contra las lombrices del corazón, puedes seguir haciéndolo durante la gestación. Tu médico veterinario podrá recomendarte el producto más adecuado.

 Preparación del « nido »

Durante las dos últimas semanas, prepara un « nido » para la madre, en el que ella pueda sentirse caliente, cómoda y segura para el parto. Una caja de cartón rellena de mantas, trapos o toallas viejas será particularmente apreciada. Sitúa el nido en un lugar tranquilo donde no se le moleste y, a poder ser, cerca de un radiador o una estufa. La temperatura ideal es de 25 a 30º C los primeros días, pero puede bajarse enseguida a 22º C si no hay corrientes de aire. 

Fuente