Solicitar Hora + Busca tu clínica +

Teléfono Clinica Padre Hurtado

2 2248 2272
Atención 24 Horas

Teléfono Clinica Pedro de Valdivia

2 2341 1890
Atención 24 Horas
29 de septiembre

Garrapatas, un mal frecuente que reaparece con el calor

Las garrapatas son, junto con las pulgas, los parásitos externos más frecuentes en los perros y gatos. Son muy peligrosos, porque transmiten enfermedades, se contagian a los humanos y hasta pueden causar la muerte de nuestras mascotas. Aquí les enseñaremos qué son, cómo prevenirlas y tratarlas.

Son parientes de las arañas y pueden vivir muchos pero muchos años hibernando agazapadas, esperando que pase un huésped que las alimente. El calor las activa, por lo que proliferan en verano. La mayoría de las garrapatas viven en la naturaleza, sobre todo en bosques, en el pasto y matorrales. También es muy habitual encontrarlas en parques o jardines y suele ser ahí donde nuestras mascotas las agarran, en especial los perros. Los gatos caseros son menos propensos, pero si viven con perros o salen a la calle, están igual de expuestos.

Dada su condición de artrópodos hematófagos (se alimentan de sangre) las garrapatas ocupan un importante lugar como vectores transmisores de enfermedades que son debilitantes para su huésped o que constituyen una amenaza para la vida de los animales y de los humanos. Las garrapatas pueden provocar en el animal parasitado debilidad, adelgazamiento progresivo, anemia (por la gran pérdida de sangre) e incluso la muerte de la mascota por anemia intensa o por alguna otra enfermedad a la que queda susceptible debido a su estado de debilidad extrema.

Estos parásitos se ubican en las zonas del cuerpo de las mascotas donde su piel es más fina y presenta mayor irrigación sanguínea: en las orejas, alrededor de los ojos, entre los dedos de las extremidades (espacio interdigital), en la nuca, el cuello, entre otros lugares. No obstante, cuando la infestación es muy severa el parásito se distribuye por todo el cuerpo. En los gatos las garrapatas se ubican con mayor frecuencia en el cuello y la cara.

¿Cómo detectarlas? Las garrapatas son más o menos redondas, por lo que al acariciar al animal notaremos como un bulto, que nos alertará de su presencia. Así, dependiendo de la cantidad de sangre que haya succionado, estará más o menos abultada.

Una vez que ya está adherida a la piel, ¿qué hacer para eliminarla? La clave está en no aventurarse si no se está seguro de saber cómo extraerla. El insecto se une con fuerza a la piel por lo que parte de su cuerpo puede quedar dentro, con la consecuente infección para el animal. En este caso, la pauta es ir al Médico Veterinario.

Si la garrapata aún no se unido a la piel, es posible atraparla con unas pinzas del pelo o un trozo de papel higiénico, siempre por las patas.

Para combatirlas, podemos comprar soluciones antiparasitarias para el baño en forma de shampoo, polvos o espumas. Si no, podemos recurrir a pipetas que se administran en la piel de nuestra mascota y estará protegida durante un mes aproximadamente. En Doctor Pet tenemos Frontline y Fiprokill en formato spray y pipeta. 

Para prevenirlas, es aconsejable cepillar a la mascota con regularidad y hacerles desparasitaciones externas cada 30 días.

Si ya se detectó la infección, recomendamos llevarla cuanto antes al Médico Veterinario, lavar toda la ropa con que haya estado en contacto y hacer un aseo profundo, aspirando todos los rincones y  muebles. Si tiene más de una mascota y una se contagió, hay que hacerle el tratamiento a todas.